Con ojos de fe

El crucifijo ¿una violación?

Acabo de leer la noticia: "El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo (Francia) declaró hoy la presencia de los crucifijos en las aulas "una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y de "la libertad de religión de los alumnos". La sentencia responde al recurso presentado por Soile Lautsi, una ciudadana italiana de origen finlandés, que en 2002 había pedido al instituto estatal italiano en el que estudiaban sus dos hijos que quitara los crucifijos de las clases."

 

¡No faltaria más! El tribunal de Derechos Humanos, que no es capaz de defender a los humanos no nacidos con políticas permisivas para favorecer el aborto se atreve a llamar "violación" a la presencia de un símbolo de la cultura de occidente en los centros de enseñanza.  El ministro de Políticas Agrícolas italiano, Luca Zaia, ha afirmado desde la más pura coherencia y sensatez que "quien ofende los sentimientos de los pueblos europeos nacidos del cristianismo es sin lugar a dudas la Corte de Estrasburgo . Sin identidad, no existen los pueblos y sin cristianismo no existiría Europa [...] quienes han emitido esta sentencia deberían avergonzarse".

 

Pero no parece que sea así. Todo menos reconocer las raíces cristianas de la cultura europea. Todo menos reconocer el papel del cristianismo en la proclamación de los derechos humanos y en la creación de los Estados democráticos modernos. Todo menos la verdad.

 

Estamos con la Conferencia Episcopal italiana que ha calificado la sentencia de  irresponsable y miope: "Frente al vacío ético, moral que a menudo vemos en nuestros jóvenes, pensar que se les ayuda haciendo 'tabula rasa' con todo me parece verdaderamente miope [...] detrás del crucifijo hay una dimensión cultural y educativa que sería verdaderamente irresponsable intentar eliminar".

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: